Érase una payasa (emulando a Quevedo)

Érase una payasa poco sana,

 érase el arte puesto en lavativa,

 érase una maruja corrosiva,

 érase una sanísima marrana.
 Érase del engaño la sultana,

 érase una pulgosa vengativa,

 érase una bocaza destructiva,

 érase la penuria de una cana.
 Érase como mosca, pegajosa,

 érase como aguja sin el hilo,

 aguja que no sirve. Tonta y sosa.
 Érase una tirana sin estilo,

 muchísima payasa y poca cosa,

 con gente como tú yo me depilo.
 María del Mar Ponce López

Anuncios

8 comentarios en “Érase una payasa (emulando a Quevedo)”

    1. No, ya no, este poema lo escribí hace años, sí jajaja tuve réplica, va, pero muy sosa como ella, esque la señora se hacía llamar Artesana de ahí el juego de palabras, se creía maestra en poesía clásica, y bueno sí, algo sabía, pero su prepotencia la hacía ser muy poco sensible. Un beso a tu alma.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s