Entre silencios (dedicado a todas las mujeres víctimas de la violencia de género)

Nunca vendas tus silencios,

no calles entre tus lágrimas,

no dejes que te hagan daño

y te destrocen el alma.

tu rincón es una cárcel,

tu silencio no te salva,

aunque las leyes son necias

nunca bajes la mirada,

no te quedes en un mundo

de miedos, sin esperanza,

alza tu voz en la noche

sin pensar en tus palabras.

La vida te está mirando

entre suspiros de plata.

Él no te quiso jamás,

aunque fuiste fiel esclava

de sus caprichos de hielo,

de sus mandatos sin calma.

Te callaste muchas veces

entre sangre derramada,

esa sangre que es tu vida,

la vida que se te escapa.

Un niño mira entre sombras

tu sonrisa, que forzada,

hace de tu pena besos

mientras el miedo te abraza.

Mujer de sueños robados

no ocultes lo que te pasa,

el cuerpo puede curarse

si con suerte no te mata,

pero lo que no se cura

es la tristeza del alma.

Luego te pide perdón

y con flores te reclama

que calles, que no respires,

que aceptes lo que te manda.

No es amor lo que te ofrece,

te ofrece un mundo de escarcha,

miedo, soledad, angustia

un rincón en esa casa

que como lecho de muerte

sus paredes se levantan.

No te quedes sin derechos,

denuncia, vive descalza,

libre sin ninguna pena,

no esperes a la guadaña,

ese hombre es un verdugo,

ese hombre es una lacra,

tienes la oportunidad

de vivir sin esa espada

del temor y la violencia,

de sueños sin lunas blancas.

No te quedes en silencio

camina, vive, descansa,

lucha por ti, no te pares,

busca, encuentra las palabras,

no puedes ser un recuerdo,

un nombre más en la nada

vuela como el pajarillo

sin escuchar amenazas.

El mundo sin los cipreses

de tu tumba te reclama.
María del Mar Ponce López

Reservados todos los derechos de autor

Anuncios

20 comentarios en “Entre silencios (dedicado a todas las mujeres víctimas de la violencia de género)”

    1. Ojalá y se pueda hacer algo para que esas mujeres por fin vuelen y no callen jamás. También te digo que hubo un tiempo de mi vida que sí pasé por ese silencio, pero supe parar a tiempo y dejar ese rincón oscuro. Besos a tu alma. Hoy soy libre.

      Me gusta

  1. ¡Uf! Me has emocionado, ojalá la intensidad y el alma con que has escrito estos versos llegue a alguna de estas mujeres eternamente calladas y atemorizadas. Muy bonito, y terriblemente real.
    Besos, amiga mía

    Le gusta a 1 persona

      1. Me consta, pero hay que saber decir Noooooooo, y denunciar, y denunciar, y denunciar, y no callar. Yo tuve un maldito fantasma a mi lado, tuve tres hijas con él, y tienes razón pero al menos no lo veo, conseguí que se alejara, tuve miedo, pero le planté cara, hoy me maltraran otras personas, pero eso es ya otra historia que un día contaré.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s