Romance para la vida

Nací como las palomas, 

libre, como nubes blancas, 
como estrellas en el cielo 
temprano, de madrugada. 
La luna se cobijó 
entre el viento y la esperanza, 
brillaban las amapolas, 
las golondrinas cantaban. 
Nací casi sin aliento 
luchando contra la parca, 
me devolvieron la vida 
sin entender de palabras, 
ni de risa, ni de alivios, 
ni de fiestas en el alma. 
Nací sin tener camino, 
entre las sombras, descalza, 
entre sueños sin retorno, 
sin querer y siendo nada. 
La suerte nunca me habló, 
el amor fue la revancha 
que pagué por una vida 
que me regaló su marca, 
la marca de no vivir 
entre caricias de plata. 
He tropezado cien veces 
con amarguras de escarcha, 
cien veces he navegado 
por mares de penas claras. 
Ya no espero más dolor 
del que llevo en las espaldas, 
reservo todo lo bueno 
y hasta me trago las lágrimas, 
mis versos son el legado 
que deje cuando me vaya.
 

María del Mar Ponce López

Reservados todos los derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s