El canto de los cipreses (soneto sáfico)

 

Altos cipreses que mi amor reclaman

llenos de encanto y sutil belleza,

cerca del cielo como fiel grandeza,

brillos de escarcha su virtud proclaman.
Altos cipreses, que con vida llaman

y nos recuerdan que la muerte empieza.

Sobre los muros de un dolor que reza

muchos suspiros las ausencias aman.
Y desde lejos cual febril tormento

un agridulce y sosegado llanto,

cantan las ramas con el simple viento.
Duermen los muertos con su triste canto.

En el silencio del fugaz lamento

vuelve la vida sobre el Campo Santo.
María del Mar Ponche Lopez

Reservados todos los derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s