Confesiones de mujer

Me quedé sin palabras

y a punto de llegar el duro invierno,

entre las nubes blancas

sobre miles de notas de silencio.

Mis suspiros de plata

se quedaron perdidos en el viento,

mis lágrimas de nacar

se convierten en fuego del infierno,

me siento tan cansada

de pensar que no soy, que soy un sueño,

que me pesan las canas

y me araña la luz de los recuerdos.

Siento que muere el alma,

que se va, se evapora con el tiempo.

Me quedé sin palabras

abanicando el agua de mi anhelo.
Maria del Mar ponce Lopez

Reservados derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s