Nada vale (ponceña, estructura de mi invención)

Nada vale

detener la mirada sobre el viento,

me despista

el profundo dolor de tu recuerdo.
Nada vale

robar una esperanza a los espejos,

si se rompen

cual cristales brillantes y pequeños.
Del futuro

me quedo con la fuerza de tus besos,

del presente

no espero nada más que tu regreso.
Me levanto,

con la mirada impresa en el silencio,

pesadilla

la  muerte que me envuelve sin derechos.
Hoy suspira

la eterna madrugada con tus perfumes bellos.
Hoy navego

entre mares sin calma, esperando un te quiero.
María del Mar Ponce Lopez

Reservados todos los derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s