Alma diamantina (soneto alejandrino)

Los cálidos suspiros de tu alma diamantina

me roban la ternura, que llevo cual tesoro

cercana a mis anhelos, brillante como el oro,

reflejos de tus ojos, amor en mi retina.
Te quiero sin sentido pues eres medicina,

la droga que me salva de todo lo que añoro

y puede devorarme lo mucho que te adoro.

Me duelen las entrañas, tu amor me contamina.
El cielo de mi espacio se queda sin su luna,

la sangre de mis venas carece de alimento,

la noche me regala delirios y fortuna.
Soñando tus caricias mis manos son de viento,

me enredo con tus brazos que son como mi cuna

y aspiro el infinito perfume de tu aliento.
María del Mar Ponce López

Reservados derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s