Yo quise ser gaviota (soneto alejandrino)


Yo quise ser gaviota, pero fui la paloma

de un lugar escondido, donde se siente miedo,

aquí, aquí en la sombra, escondida me quedo,

entre miles de cosas el alma se desploma.
Y no existe un misterio que sin pena se coma,

todo lo que me llama muere dentro del ruedo

de la vida que arrasa, defenderme no puedo

la fuerza que me empuja ni se ve, ni se asoma.
Recuerdos y recuerdos, palabras y ataduras,

Estamos de presente casi siempre vestidos

nos pesan las distancias entre tantas locuras.
Este mundo nos deja casi yertos, dormidos.

Volaré junto al viento, guardando las alturas,

me pesa la ignorancia, me duelen los olvidos.
María del Mar Ponce Lopez

Reservados todos los derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s