Clavos (soneto)


Clavos que arañan, matan y sorprenden,

vida de clavos de dorada historia,

vuelvo de nuevo a perder la gloria 

clavos traidores que a mi piel se prenden.
Soy cual maderas que con fuego emprenden

triste camino siempre en la memoria

del paraíso simple de la euforia

muriendo sin piedad si las encienden.
Me engañó el resplandor de la fogata

de tus ojos azules, mentirosos,

de vivir por vivir, de eso se trata.
De nacer por nacer entre los posos

de un café sin sabor con mala nata.

Me engañaron con dulces deliciosos.
María del Mar Ponce Lopez

Reservados derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s