Bailar con amapolas (romance heroico)

La música es la vida que nos falta

si en lágrima el silencio se transforma,

es diamante de brillos infinitos

cual reflejo de luz que reconforta.

En sus alas de hermosas melodías,

bajo la luna clara de una alcoba

la libertad se funde con un beso

y vuela el corazón como gaviota,

y vuelan los sentidos por el aire,

y llega la emoción entre las sombras.

La música nos cubre con el manto

perenne, de pasiones casi locas

y enreda a nuestro pelo entre los dedos

del sueño y la esperanza de una historia,

nos enseña a vivir entre laureles

y nos hace bailar entre amapolas,

pues habla sin palabras y sin gestos

cuando el paso del tiempo se desborda.

Acordes que se pierden en la luz,

recuerdos que se clavan y nos rozan,

un cuerpo que se funde sin remedio

en la esencia lozana de una rosa.

Es cielo que al infierno da caricias,

infierno que a los cielos enamora.
María del Mar Ponce López 

Reservados derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s