La crítica destructiva (soneto)

El débil no merece casi nada,

parece que ser pobre es un delito,

delito que en las leyes no está escrito,

la lengua se utiliza como espada.
Critican los que viven sin azada,

critican y cultivan su palmito,

el trasero aplanado ya es un mito

de sillones de pan y mermelada.
Opininiones de burros refinados

me resbalan, me gustan, me enamoran,

se percibe la envidia en sus costados.
Si critican será que no me ignoran

los pobres son los ricos ignorados

que por dinero insultan y hasta lloran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s